Seleccionar página

¿Es posible recordar por medio del olfato?

Alguna vez te ha pasado que vas entrando a la estación del metro de tu ciudad corriendo para poder llegar a tiempo a tu trabajo y de repente pasa por tu lado una persona con un fuerte aroma de una fragancia en particular que hace que te detengas en seco y no sabes que es lo que acaba de suceder, solo sabes que eso te acaba de llevar a un momento en específico o te ha hecho recordar perfectamente a una persona de tu vida.

Si bien es cierto que rememorar es una de esas cosas que los seres humanos de vez en cuando hacen para incluso recordar donde dejaron su llaves, también es cierto que para ello muchos piensan que solo utilizamos nuestros sentidos audiovisuales. De seguro en ese proceso habrás tratado de evocar el recorrido que hiciste hasta llegar al carro o incluso que estabas haciendo durante todo ese proceso, todo eso puede que de resultado, pero luego de un gran esfuerzo.

Todo es cuestión de tan solo… ¡Recordar!

Ahora bien, de seguro para ese proceso de recordar no has pensado seriamente cuales fueron los olores que te topaste por el camino, ¿verdad que no lo habías hecho? Esto es totalmente entendible, puesto que la mayoría de las personas creen o piensan  que los únicos sentidos que nos funcionan para hacer memorias son el auditivo y el visual, sin embargo, esto es un grave error.

La cuestión está en que estudios científicos han señalado, destacado y rescatado la teoría de la autobiografía sensorial olfativa como una de las herramientas de la memoria más importante, junto con la visión e incluso por encima de la audición, esto es increíble, por supuesto, pero te lleva a saber que todas veces que pudiste recordar a tu abuela luego de oler su fragancia no te lo estabas imaginando.

Cabe destacar que, la memoria autobiográfica de carácter olfativo es una de las cosas más maravillosas que la ciencia ha determinado que posee el ser humano, puesto que a través de la misma se generan sensaciones de bloques de memoria que pueden hacer que una persona al percibir un olor recuerde perfectamente una situación, momento, conflicto o persona que haya podido tener en el pasado sin importar cuánto tiempo haya transcurrido hasta ese instante.

¿Rememorar o Revivir viejos acontecimientos?

Es curioso, pero hasta la fecha ya existen unos cuantos estudios científicos que hablan del hecho sensorial de volver a los pensamientos a través de los olores, incluso hay quienes a través de escritos y unos cuantos libros han señalado relatos propios sobre efectos que algunos alucinógenos pueden provocar alterando el olfato llevándolo a su parte más primitiva haciéndolo así más potente ante los demás sentidos, que de por si quedan alterados por los efectos de las sustancias psicotrópicas.

Además, son muchos los científicos, médicos, psiquiatras y o psicólogos que señalan que el ser humano lleva un perro debajo de la piel, haciendo alusión por supuesto al hecho verificado de que estos animales amigables poseen un excelente sentido del olfato, el cual incluso es su principal herramienta para orientarse en el mundo enfrentando los cambios que este tiene consigo.

¿Tan solo la especie humana es capaz de recordar?

Es así pues que, los seres humanos podemos tener un pequeño lado canino que ha sido lamentablemente desnaturalizado por los avances del mundo actual que constantemente nos lleva o guía a la explotación de nuestros otros sentidos, sobre todo los audiovisuales, obviamente señalando que nuestra principal fuente de consumo está enfocado a las pantallas y los sonidos.

Pues bien, ahora que sabes que no es una locura acordarse de algo luego de oler o percibir algún tipo de aroma o hedor puedes avanzar en este articulo para descubrir exactamente qué es lo que pasa con tu cerebro ante este tipo de estimulo y porque sucede que la memoria perdura por tanto tiempo, además de una que otra curiosidad psicológica.

¿Por qué sucede la memoria olfativa?

Seguramente te has preguntado al ver la conducta que tiene un bebe al identificar a su madre al estar apenas cerca de la misma teniendo muy poca edad a la cual atribuirle la capacidad de recordar pero que aun así él logra saber cuál es su madre y se calma solo al estar en sus brazos.

Pues bien esto tiene una explicación  tan sencilla como la anterior, la memoria autobiográfica del olfato o la mejor conocida memoria olfativa, esta es la principal herramienta que tiene un bebe para identificar a su madre puesto que el olor que la misma tiene queda grabado en él desde el momento del desarrollo de los sentidos del mismo estando en el vientre de la misma.

En este sentido, sabiendo esto se puede determinar en primer momento que la memoria olfativa es uno de los instintos más primitivos del ser humano, el mismo es uno de los que empieza a funcionar más rápido incluso antes de nacer y luego de nacer el bebé identifica claramente el aroma de la madre porque es el mismo que asocia con la segregación corporal interna del útero y la externa a través de la homeostasis de la madre.

Es así como entonces los niños son nuestro primer ejemplo acerca del increíble poder que tiene nuestro sentido del olfato a la hora de generar memoria para que luego nuestros pensamientos sean un tipo de defensa ante cualquier cosa que nos haga daño o por el contrario sean un mecanismo de relajación u concentración dependiendo de cuál sea el caso.

¿Por qué sucede la memoria olfativa?

Seguramente te has preguntado al ver la conducta que tiene un bebe al identificar a su madre al estar apenas cerca de la misma teniendo muy poca edad a la cual atribuirle la capacidad de recordar pero que aun así él logra saber cuál es su madre y se calma solo al estar en sus brazos.

Pues bien esto tiene una explicación  tan sencilla como la anterior, la memoria autobiográfica del olfato o la mejor conocida memoria olfativa, esta es la principal herramienta que tiene un bebe para identificar a su madre puesto que el olor que la misma tiene queda grabado en él desde el momento del desarrollo de los sentidos del mismo estando en el vientre de la misma.

En este sentido, sabiendo esto se puede determinar en primer momento que la memoria olfativa es uno de los instintos más primitivos del ser humano, el mismo es uno de los que empieza a funcionar más rápido incluso antes de nacer y luego de nacer el bebé identifica claramente el aroma de la madre porque es el mismo que asocia con la segregación corporal interna del útero y la externa a través de la homeostasis de la madre.

Es así como entonces los niños son nuestro primer ejemplo acerca del increíble poder que tiene nuestro sentido del olfato a la hora de generar memoria para que luego nuestros pensamientos sean un tipo de defensa ante cualquier cosa que nos haga daño o por el contrario sean un mecanismo de relajación u concentración dependiendo de cuál sea el caso.

¡Los estudios indican algo… pero tu mente dice otra cosa!

Ahora bien, según estudios científicos avanzados como los desarrollados en las universidades Israelíes de medicina han determinado a través de evaluaciones en personas voluntarias para los estudios estimulantes, que el olfato es primordial para el desarrollo del ser humano, este es uno de los instintos más primitivos del hombre, puesto que del  mismo pudo llegar a depender su supervivencia en épocas pasadas.

Dichos estudios científicos han llegado a determinar que las glándulas olfativas de las personas además de percibir olores también envían a través de los impulsos nerviosos hacia el cerebro imágenes sensoriales que se alojan en la memoria debido a la fuerza con la que este sentido capta los estímulos.

 

Una breve explicación resumida en 188 palabras

Es por esta razón que lamentablemente una persona que tenga problemas con el olfato no puede hacer uso de su memoria olfativa puesto que no puede captar con la misma fuerza los estímulos necesarios para que estos lleguen con la misma carga energética al cerebro para que el mismo haga memoria de los mismos.

Es así pues que el ejercicio de recordar aplicado a las personas que forman parte de estos prestigiosos estudios nos determinan que el ser humano tiene un mecanismo cerebral ampliamente desarrollado, es así como los estímulos olfativos de los que hablamos llegan al hipocampo del cerebro y se alojan junto al epíteto límbico del cerebro asociando así el olfato con la memoria sentimental.

De esta manera el olfato y el sentimiento se ligan creando recuerdos y pensamientos que servirán para rememorar momentos que podrán servir a la persona para su relajación o para su defensa, puesto que el instinto primitivo la podrá alertar de un peligro pasado o de algún mal rato provocado anteriormente, es así como primitivamente nuestro cuerpo nos protege de la manera menos pensada, a través de la memoria del olfato.

×